La guerra de datos en España, los “diagnosticados” y los “notificados”