“Una familia puede llevar una dieta equilibrada por menos de 50€ a la semana”

Esmeralda Gómez ofreció una charla sobre la alimentación y las finanzas en el IV Congreso de Gastronomía y Salud

Esmeralda Gómez López, especialista financiera y participante en el Congreso de Gastronomía y Salud

Esmeralda Gómez López, especialista financiera, ofreció una ponencia sobre la relación entre la alimentación y los recursos económicos en el IV Congreso de Gastronomía y Salud. La autora de libros como ‘Tu llave a la libertad financiera’ pretende así analizar el nuevo paradigma económico en el que vivimos y explicar cómo a través de una buena gestión financiera podemos mejorar nuestra alimentación.

¿En qué se va a centrar su conferencia?

Hablaré de qué pautas económicas se deben enseñar, tanto en las escuelas como fuera de ellas. Analizaré la relación entre la economía y la salud a través de investigaciones y reflexiones que ponen de manifiesto que, al responsabilizarnos de una parcela de nuestra vida, ya sea la salud, las emociones, la economía o la alimentación, tendremos una mayor predisposición para controlar el resto y conseguir una mejor versión de nosotros mismos.

¿Hasta qué punto se relacionan alimentación y salud?

Según investigaciones realizadas en distintas partes del mundo en los últimos 10 años, se ha comprobado que la economía impacta notablemente en la salud y viceversa. Por un lado, una sana gestión económica, sin deuda excesiva, con liquidez suficiente y con una relación de ingresos y gastos equilibrada que produzca un ahorro, impacta directamente en el bienestar físico y mental de la persona. Por otro, los individuos más sanos son física y mentalmente más enérgicos y robustos, por tanto más productivos y con salarios más altos.

¿Cómo puede afectar la economía de una familia con recursos bajos a su alimentación y su salud?

La economía afecta directamente a la salud física y mental. No obstante, el nivel de riqueza económica de una familia no es condicionante para estar saludable. No es más caro llevar una buena alimentación que una mala. La oferta actual del mercado permite destinar el dinero a alimentos saludables o menos saludables, y no existe una correlación entre lo que cuesta y lo saludable que es. Depende de nuestra decisión y de cómo consumamos esos alimentos, de lo que cuidemos nuestro cuerpo.

Noticia completa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies