¿Por qué se producen más casos de gastroenteritis en invierno?

La causa de esta enfermedad es, mayoritariamente, una infección por norovirus, culpable del 90% de los brotes.

 

Cada época del año cuenta con un virus que se presenta con más beligerancia, lo que genera una mayor capacidad para provocar epidemias. Con la llegada del invierno, la gastroenteritis, inflamación de la membrana interna del intestino, generalmente causada por un virus, se convierte en la protagonista de muchos de los diagnósticos.

Su causa es, mayoritariamente, una infección por norovirus, culpable del 90% de los brotes y especialmente resistente a las temperaturas de congelación y a la desinfección con cloro y alcohol. Por eso, y por su alta contagiosidad, las epidemias de gastroenteritis víricas son tan prevalentes y el número de afectados aumenta exponencialmente.

¿Cómo se transmite?

La forma más común de transmisión de este virus es a través del contacto entre personas, sobre todo con las manos. Para prevenirlo, lo más recomendable es lavárselas frecuentemente.

Los principales síntomas de esta patología constituyen el llamado ‘síndrome diarreico agudo’, compuesto por la diarrea, el dolor abdominal, los vómitos, el dolor de cabeza, la fiebre, los escalofríos y, por último, la deshidratación. Esta situación se produce si no se ingieren suficientes líquidos para sustituir a los que se pierden con los vómitos y la diarrea.

El periodo de incubación, o tiempo que transcurre desde que el agente infeccioso entra en el cuerpo hasta que se manifiesta, es de, aproximadamente, entre 24 y 48 horas. Por otra parte, los síntomas de la gastroenteritis remiten espontáneamente después de dos o tres días, sin necesidad de un tratamiento farmacológico específico.

Noticia completa

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies