El cáncer: una lucha que empieza en uno mismo

Los avances en investigación y en tratamientos y el autocuidado durante la enfermedad son claves para hacer frente a una epidemia que, en la mayoría de casos, es consecuencia de los malos hábitos

La supervivencia de los pacientes de cáncer en España ya alcanza el 53% a los cinco años del diagnóstico.

El próximo 4 de febrero se celebra en todo el mundo el Día Mundial contra el Cáncer, una jornada que tiene como objetivo principal aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad y que este año tiene como lema ‘Soy y seré’. Una ocasión en la que entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) o la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) tratan de sensibilizar sobre la que ya es la primera causa de muerte de hombres en España y la segunda en mujeres, solo por detrás de las enfermedades cardiovasculares.

Aunque es cierto que en la actualidad la supervivencia de los pacientes en el país ya alcanza el 53% a los cinco años del diagnóstico, en 2016 todavía se registraron 113.000 fallecimientos por tumores en España, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Este dato pone de manifiesto una dura realidad con la que tienen que convivir miles de enfermos todos los días y que condiciona su existencia de una manera radical y no solo por el impacto y los efectos secundarios del tratamiento.

A la hora de comer, en el plano emocional, al lidiar con sentimientos como el estrés, la ansiedad, la depresión o el miedo o al relacionarse con su entorno: las aristas de esta dolencia son múltiples y, por ello, multitud de profesionales como médicos, enfermeros, psicólogos o nutricionistas dedican su actividad profesional a intentar paliar sus efectos negativos y a hacer que la vida de las personas que la sufren sea lo más fácil posible.

En este sentido, la investigación juega un papel fundamental para que los tratamientos tengan eficacia y los pacientes cuenten con opciones reales de salvarse cuando afrontan este proceso. Un campo en el que se ha avanzado considerablemente en los últimos años, con descubrimientos que han supuesto auténticos hitos en el mundo de la ciencia. Ejemplo de ello es la inmunoterapia oral, una terapia experimental que estimula el propio sistema inmunitario para que este ataque a las células cancerosas. Los padres de este nuevo tratamiento, el estadounidense James Allison y el japonés Tasuku Honjo, obtuvieron el Premio Nobel de Medicina el pasado año gracias a sus investigaciones al respecto, que según numerosos expertos han supuesto todo un cambio de paradigma en las técnicas oncológicas y que podrían arrojar luz en el largo proceso de búsqueda de una cura para esta enfermedad.

Noticia completa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies