El ¡basta ya! de la psiquiatría

El anuncio del cierre de la unidad de Psiquiatría del Militar ha sido la gota que ha colmado la paciencia de quienes sacan adelante la salud mental en Aragón. Profesionales que luchan por sus pacientes y sienten cómo es la cenicienta de la Medicina en nuestra Comunidad

Carmelo Pelegrín, Valero Pérez y Carlos Iglesias, jefes del Servicio de Psiquiatría en San Jorge, Clínico y Obipo Polanco; Ana López, presidenta de Asapme, que acoge a las familias de enfermos; Alfonso Pérez Poza, presidente de la Sociedad Aragonesa y Riojana de Psiquiatría, y su vicepresidente, Carlos Marcos

Piden lo mismo que funciona con eficiencia en el resto de las Comunidades Autónomas y, sobre todo, la creación de una dirección general de Salud Mental en el Gobierno de Aragón. Alguien que organice soluciones y prioridades en un área en la que están implicados no solo factores médicos sino también, y muy especialmente, sociales, humanos, de dignidad. Como dice Valero Pérez, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico de Zaragoza, “un director de orquesta que organice la partitura con sus músicos, que planifique con ellos y acabe con la política de palos de ciego” que denuncian los profesionales que se realiza desde hace años. El anuncio del cierre de la unidad de Psiquiatría del Hospital General de la Defensa (Militar) adscrita al Miguel Servet ha unido a los psiquiatras en un ‘basta ya’ ante lo que consideran un abandono reiterado a sus necesidades más básicas: camas para los enfermos, atención urgente a los primeros episodios de enfermedades que cogidas en sus inicios ahorrarían mucho dolor al paciente y dinero a la administración; una unidad de pacientes refractarios (enfermos mentales que no responden a los tratamientos habituales, asociados al consumo de drogas); psiquiatras infantiles que redirijan las necesidades de una sociedad cambiante; residencias para enfermos no autónomos que dignifiquen su vida y las de sus familiares, alerta ante el aumento de las depresiones… Modelos de trabajo habituales en otras Comunidades.

Peticiones sobre una mesa con una sola voz por la Salud Mental en Aragón, en la que se destacan los grandes avances hechos en la Psiquiatría, la gran implicación de sus profesionales, pero la necesidad de dar un salto cualitativo en su organización. Son, además de Valero Pérez, Carlos Iglesias, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Obispo Polanco de Teruel; Carmelo Pelegrín, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital San Jorge de Huesca; Alfonso Pérez Poza, presidente de la Sociedad Aragonesa y Riojana de Psiquiatría (SARP), y psiquiatra del Miguel Servet; Carlos Marco, vicepresidente de la SARP; y Ana López, directora de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME). Porque, como indica Ana López, “para hacer un diagnóstico de una enfermedad lo primero es hacer un análisis, explorar la situación del paciente y todo su contexto y en la salud mental no sólo hablamos de una actuación médica o biomédica, hablamos de la exclusión social que causa tanto trastorno como lo demás. Hay una falta de coordinación entre los dispositivos sanitarios y todos los agentes implicados en la salud de la persona, servicios sociales, y sin ese apoyo es imposible que se doten de recursos asistenciales. Si no existe ese análisis que tiene que tener esa dirección se dan palos de ciego, y se actúa por ocurrencias y no por evidencias”. Para Carmelo Pelegrín, es un problema que se arrastra casi desde que se hicieran las transferencias, porque “no hemos tenido una buena dirección y vas a cualquier Comunidad y hay un director que suele ser un psiquiatra, apoyado por un psicólogo y familiares, un consejo asesor. Aquí no hemos tenido una planificación, ni un plan de atención a discapacitados con trastorno de conducta, ni para trastorno de conducta grave, ni para patología dual, ni para el suicidio”.

Noticia completa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies