Científicos del CNIO confirman el nexo entre el cáncer de próstata más agresivo y el cáncer de mama hereditario

Se asocia a mutaciones en el gen BRCA2, que hace que los pacientes con cáncer de próstata evolucionen peor y responder mal al tratamiento habitual.

Elena Castro y David Olmos, de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Próstata del CNIO.

El cáncer de próstata más agresivo, uno de los tumores que más muertes causan en hombres, se asocia a mutaciones en el gen BRCA2, relacionado también con cáncer de mama hereditario, ovario y páncreas, entre otros, según ha confirmado un trabajo liderado por científicos de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Próstata del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Este hallazgo, publicado en la revista ‘Journal of Clinical Oncology’, implica que los familiares de pacientes de cáncer de próstata con mutaciones en BRCA2 y en otros genes de la reparación del ADN podrían tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer y, por tanto, deberían acceder a programas de prevención del cáncer familiar.

Además, el nuevo trabajo muestra que los pacientes de cáncer de próstata con mutaciones en ‘BRCA2’ evolucionan peor y responden mal al tratamiento habitual para esta enfermedad. Los investigadores estudian ya si podrían beneficiarse, en cambio, de otras terapias ya en uso en cáncer de ovario y mama.

Los resultados son los primeros del estudio ‘PROREPAIR-B’, que ha sido coordinado desde el CNIO en colaboración con el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) y el Instituto de Genética Médica y Molecular (INGEMM), y liderado por Elena Castro, Nuria Romero-Laorden y David Olmos.

Han participado 38 hospitales de toda España. Durante cinco años se ha seguido a más de 400 pacientes de cáncer de próstata metastásico del tipo resistente a la castración o bloqueo hormonal, con el objetivo de analizar sus rasgos genéticos y relacionarlos con el progreso de la enfermedad y la respuesta al tratamiento.

Esta es la primera demostración prospectiva basada no en la revisión de datos, sino en el seguimiento de los pacientes desde el diagnóstico de cáncer avanzado de que las mutaciones en BRCA2, por sí mismas e independientemente de otros factores, confieren peor pronóstico y pueden condicionar diferente respuesta a los tratamientos.

“Es importante insistir en que hemos identificado mutaciones heredables, aunque en muchos casos no existían antecedentes familiares de cáncer que hicieran sospechar la presencia de estas alteraciones. Buscar estas mutaciones en los pacientes con cáncer de próstata metastásico es importante para el pronóstico y el manejo de estos pacientes, pero también para sus familiares, dado que aumentan el riesgo de otros tumores como cáncer de mama, ovario y páncreas”, explica Castro, primera firmante del artículo.

El estudio, a su vez, demuestra que los protocolos de tratamiento y seguimiento en los pacientes con cáncer de próstata avanzado pueden ser “insuficientes” para aquellos con mutaciones en BRCA2. “Estamos trabajando para entender las características que hacen a estos tumores más agresivos y para definir nuevas estrategias de manejo que mejoren el pronóstico de estos pacientes”, asegura el jefe de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Próstata del CNIO y uno de loscoordinadores del trabajo, David Olmos.

Noticia completa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies