Aféresis, cuando la eficiencia también llega a las extracciones de sangre

Captar la atención del público más joven y potenciar el proceso de extracción por aféresis, de mejor rendimiento que el habitual, son los motivos que centran la campaña de donación del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón.

Donante de aféresis en las instalaciones de Banco de Sangre y Tejidos de Aragón

Siguen haciendo falta donantes de sangre en Aragón. Y también más compromiso. Por un lado, para que los que hayan donado alguna vez lo conviertan en un hábito y, por otro, para que aquellos que, por circunstancias de la vida, hayan dejado de hacerlo, recuperen la costumbre. Igualmente, hay que animar a los que nunca han dado el paso, generalmente gente joven que, quizá, siga teniendo dudas del proceso.

A todos ellos se dirige la actual campaña del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón que, además, pone el acento en la donación por aféresis, un sistema que ofrece importantes ventajas y un mayor rendimiento, pues se obtienen unos componentes sanguíneos de mayor pureza y permite que se pueda donar con mayor frecuencia.

“Esta campaña es muy potente en redes sociales, porque queremos tener impacto en la población joven -explica Luis Callén, gerente del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón-. Es un sector que trabajamos de forma preferencial, pues ellos son los donantes del futuro”. Callén afirma satisfecho que en el último año han aumentado un punto porcentual los donantes por debajo de los 25 años, lo que les lleva a pensar que el mensaje está calando.

¿Por qué aféresis?

Con esta campaña también se quiere relanzar un tipo de donación que, aunque no es novedosa, se ha mantenido en un volumen discreto de producción en los bancos de sangre regionales y, por tanto, quizá sea menos conocida, a pesar de su eficacia. Es la donación por aféresis, en la que se extraen solo aquellos componentes sanguíneos que se necesitan (plaquetas, plasma, hematíes, etc.). El resto se devuelve al paciente por la misma vía.

Así, el proceso podría resumirse en tres pasos: extracción de sangre, centrifugación para separar los componentes sanguíneos y retorno al donante de aquellos no utilizados. José María Domingo, director técnico del banco aragonés, explica: “Es un proceso más complejo que requiere, por nuestra parte, una mayor logística y, por parte del donante, más compromiso, pues tiene que estar una hora u hora y cuarto en el proceso de extracción”.

Domingo subraya que, al final del proceso, “tenemos un producto con mayor riqueza, mayor contenido celular y de un donante repetitivo, al que se le ha analizado muchas veces la sangre y ofrece mayor seguridad”.

Además, el director técnico del banco asegura estar muy contento con los resultados obtenidos este año, porque de las 200 donaciones por aféresis que se suelen hacer anualmente, dato que se registró en 2017, se pasará a las 1.000 que se estiman para este 2018. “Si crecemos entre un 5 y un 10% anual sobre estos 1.000, me doy por satisfecho”, concluye Domingo, quien enfatiza que “el mérito de haber logrado estos resultados es de los donantes”.

A estos, los que donan por aféresis, se les preselecciona según sus condiciones venosas principalmente: “La vena tiene que ser de buena calidad para que proporcione buen flujo sanguíneo y el tiempo de donación no se prolongue demasiado”, explica Luis Callén. Además, el gerente relata que cada vez que viene el donante se le hace un escrutinio de enfermedades transmisibles.

Domingo añade que, lo habitual, es que antes de recurrir a la aféresis, se hayan realizado un par de donaciones de sangre o tres de forma convencional. De hecho, “lo deseable es combinar los dos tipos de donaciones”. En cualquier caso, desde el Banco de Sangre aragonés orientan al donante sobre qué es lo más conveniente.

Noticia completa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies